Los colores que nos rodean durante nuestras horas de trabajo nos afectan, tanto a nuestro comportamiento como a nuestros sentimientos. Muchos psicólogos han estudiado la importancia de los colores y han demostrado que se perciben de diversas maneras, produciendo algún tipo de reacción entre la mayoría de las personas.

LA INFLUENCIA DE LOS COLORES

La ciencia de cómo los colores nos influyen tiene al menos 200 años. En cualquier caso, se inició cuando el autor y naturalista Johann Wolfgang von Goethe publicó su obra fundamental sobre la psicología del color. Los psicólogos e investigadores actualmente no están completamente de acuerdo sobre como exactamente los colores nos afectan, pero pocos dudan de que tengan un efecto importante en nuestros sentimientos y comportamiento. De acuerdo con la mayoría de los investigadores de la ciencia del color, nuestra percepción de los colores se encuentra en el llamado cerebro límbico, es decir, en la parte más primitiva de nuestro cerebro. Esto significa que nuestra experiencia de colores está estrechamente relacionada con nuestros sentimientos y nuestro subconsciente. A menudo podemos sentir, por ejemplo, que los colores de las paredes de una habitación o el diseño interior tienen algún efecto sobre nosotros, incluso si nos resulta difícil ubicar exactamente lo que es. Los investigadores también señalan que ciertas asociaciones que tenemos con los colores se aprenden culturalmente, mientras que otras son realmente biológicas y simplemente existen, lo queramos o no. Todo esto significa que es importante tomarse la psicología del color muy en serio. Realmente nos influye en el día a día: cómo nos sentimos, cómo nos comportamos con los demás y con nosotros mismos, y la atención completa que prestamos a una tarea.

Una rueda de colores le ayuda a seleccionar y utilizar colores que se complementan entre sí. El círculo de colores que se muestra a continuación se basa en los colores primarios (amarillo, rojo y azul) y muestra doce matices de color y cómo se relacionan entre sí.

 

LOS CUATRO FANTÁSTICOS
Hay cuatro colores primarios que son los que más nos afectan y que actúan como una brújula emocional, son: verde, amarillo, rojo y azul. A menudo se dividen en colores cálidos (rojo, naranja y amarillo) y fríos (lila, azul y verde). Sus diferentes propiedades evocan sentimientos específicos en nosotros y contribuyen a crear atmósferas particulares en habitaciones y otros entornos. Con respecto a los interiores, es interesante que un color frío aumenta subjetivamente el tamaño de un área, mientras que un color cálido lo hace parecer más pequeño. Un color cálido también crea una sensación de bienvenida, mientras que un color frío nos hace percibir un espacio más fresco.

VERDE
El verde es un color amable para la vista, y es nuestro color preferido. Una superficie verde crea armonía y los ojos cansados ​​descansan más cómodamente en este color. Posee efectos calmantes y refrescantes, crea equilibrio. Un color adecuado para todos los espacios.

AMARILLO
El amarillo es un símbolo solar universal que a menudo asociamos con optimismo, alegría y energía. Es un color que capta nuestra atención y se dice que agudiza nuestra memoria y pensamiento, por lo que es un buen color para usar en un lugar de trabajo, ya que el amarillo a menudo se asocia con el intelecto. El amarillo también se puede utilizar como ventaja en las salas de reuniones para sesiones creativas o de lluvia de ideas, ya que es un color que hace que la gente hable.

ROJO
El rojo es un color que capta rápidamente nuestra atención y hace que nuestros corazones latan un poco más rápido. Es el color que vemos primero y olvidamos el último. Rojo significa energía y pasión, poder y fuerza, pero debe usarse con la debida moderación en entornos humanos, ya que también puede provocar ira y pánico. Se debe tener cuidado con la cantidad de rojo utilizado, ya que este color puede tomar el control y convertirse en dominante en una habitación. Se considera que el rojo aumenta el apetito y se encuentra a menudo en restaurantes y comedores.

AZUL
Los matices azules crean sentimientos de calma, paz y quietud. El azul tiene un efecto calmante y lleva los pensamientos a descansar y relajarse. Es un color que nos permite respirar con más calma y pestañear con menos frecuencia. Se cree que somos más productivos en habitaciones azules ya que el azul evoca una sensación de calma. Después de todo, nos centramos más fácilmente cuando estamos relajados, y eso aumenta nuestra productividad. Así que el azul puede ser una buena opción en salas de reuniones o lugares diseñados para celebrar talleres y generar ideas.

 

TONOS
Además de los cuatro colores primarios (verde, amarillo, rojo y azul), también están los hermosos tonos intermedios. Estos se llaman tonos y generalmente se dividen en los siguientes colores:

NARANJA
Al igual que el rojo, el naranja es un color que llama la atención. El naranja crea sentimientos de equilibrio, bienvenida y calidez, además de hacernos más hospitalarios, alertas y alegres. Lleva nuestros pensamientos a la calidez, la seguridad y la comida, por lo que es adecuado para cocinar y áreas de comida. Se dice que el naranja promueve la comunicación, por lo que es adecuada para espacios donde interactuamos con otras personas.

MORADO
El morado solía ser un color usado por la realeza. Por lo tanto, a menudo se asocia con un ambiente de riqueza y lealtad. El morado es un color femenino. Como es del agrado de muchos niños, a menudo encaja bien en el entorno escolar.

TURQUESA
El turquesa se siente como un color fresco y alegre, y simboliza frescura y pureza. Por lo tanto, se usa a menudo en relación con bebidas, piscinas, compañías médicas y centros de salud.

ROSA

El rosa es un color relajante que despierta una sensación de seguridad. Significa alegría y optimismo. El rosa es un color suave, bueno para habitaciones con un ambiente tranquilo.

MARRÓN

El marrón es un color que inspira calma y seguridad, pero demasiados tonos marrones pueden producir una sensación de tristeza. Marrón y beige son colores calmantes idealmente utilizados en entornos diseñados para la relajación o la concentración. Para obtener el mejor efecto, se deben combinar y complementar con colores más alegres.